Aunque con la Revolución industrial del siglo XIX se extendió la construcción de edificios específicos para la producción y fabricación, en la Antigüedad y en la Edad Media ya existían construcciones de estas características.